El testamento vital

Dicho así, parece que presintamos la muerte, pero nada más lejos de la realidad. Lo que intentamos, es proteger la vida y que esa vida la podamos llevar y disfrutar con una mínima dignidad. La dignidad que cada cual se marque. Eso quiere decir que, como personas diagnosticadas, y en los momentos en los que no estamos en crisis y tenemos lucidez y plenas capacidades mentales, podemos rellenar un formulario en nuestro Centro de Atención Primaria (CAP), en el que escribamos qué tipos de tratamientos no deseamos que se nos aplique en caso de tener una crisis. Ese documento, firmado por tres testigos, se entrega en el CAP y lo incorporan en nuestro historial clínico, de manera que, en el momento en que nos sobrevenga una crisis, al ser ingresados, no deberían de aplicarnos el tratamiento que hemos manifestado rechazar y por el que no queremos pasar.
Este es el tema que vamos a intentar desarrollar este Miércoles. Procuraremos tener uno de esos documentos y hablar de los pormenores que nos puedan aparecer…
Espero que este programa sea de vuestro interés…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*