Psiquiatría e ideología. 6 de octubre

¿Influyen las ideologías en la psiquiatría?. Hace 3 semanas abordamos el tema del “franquismo y la salud mental” y eso nos ha llevado a plantearnos si las ideologías influyen en la Psiquiatría. ¿Son las ideas de los psiquiatras las que determinan la práctica psiquiátrica, o por el contrario, es la ideología dominante del sistema, la que determina la práctica de la psiquiatría y de los psiquiatras?.

Parece ser que en sistemas dictatoriales como el franquismo, las cosas estaban más claras; o estabas con el sistema, o estabas con el sistema. Contra el sistema no se podía estar, porque acababas en prisión o en una fosa común. Sin embargo, esa realidad cambia, pero no tanto, cuando el sistema se llama democrático, en el que parece que existe una pluralidad de ideas, pero que en realidad, apoyan o dan legitimidad a un único pensamiento que es el de este orden mundial del neoliberalismo, y cualquier expresión o actividad que no se oriente en esa línea, acaba situado en la marginalidad, o en la ilegalidad, y por tanto, en conflicto con el sistema judicial, psiquiátrico y/o penitenciario.

Quiero destacar, en honor a la verdad y como reconocimiento a ellxs, que existen psiquiatras que llevan una práctica digna y respetuosa con las personas diagnosticadas. Es cierto que tampoco son muchos y que lo que principalmente nos encontramos, son psiquiatras que siguen una corriente oficial que sitúan la terapia o la “cura”, en la confianza en la farma industria y unos pocos recursos que más que ser un complemento, son una actividad alienante que mantiene la dependencia y la falta de autonomía en la mayoría de casos. Afortunadamente, diferentes asociaciones y profesionales, están intentando buscar y dinamizar otro tipo de prácticas, que rompen ese letargo y consiguen despertar ciertas capacidades que tanto la medicación, como los recursos relacionales, mantenían adormecidas.

Como ejemplo sobre el tema del que vamos a hablar, a mi siempre me ha generado muchas dudas la idea que se escucha en el ámbito formador y académico, de que “la ciencia no tiene ideología” y que es la práctica de esta la que introduce el sesgo ideológico. Y para añadir más interrogantes a esta idea, señalar que es innegable la relación entre el psicoanálisis y el marxismo y que a pesar de ello, el psicoanálisis no sólo no fue perseguido por la dictadura argentina, sino que además colaboró con ella, se reforzó y abandonó todo sentido crítico y comunitario, fundamentales en la práctica psicoanalítica, dirigiendo la terapia analítica hacia el juicio moral contra la persona y a su adaptación a la norma y al sistema.

Esta situación, salvo excepciones, se ha visto recogida con la práctica terapéutica actual, de manera que actualmente se aplica la terapia por la terapia, en vez por la autonomía, y en una mayoría de casos, no se quiere tener en cuenta los contextos en los que se debe de desarrollar la práctica terapéutica, y no por razones de terapia sino de beneficio económico. O sea, que la terapia ya no es el camino, sino el destino y por tanto, la posible “cura” queda desplazada y se torna casi imposible, pues en vez de situarla en el plano de lo real, la trasladan al ideal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*