El cuarto mundo – 9 de junio

Sí, este miércoles, en Contrabanda FM, vamos a preguntarnos qué es eso de “el cuarto mundo”.
Aunque también se conoce como “cuarto mundo” a países muy pobres, el término se ha utilizado principalmente, para designar a todo ese colectivo de personas, que perteneciendo al llamado “primer mundo”, viven en situación de extrema pobreza y, por razones muy diversas, quedan fuera de la red de asistencia social. En ocasiones, porque la persona no quiere estar sujeta a horarios, normas, espacios, etc… En otras, porque su situación es tan difícil, que en esta sociedad del ya agotado bienestar, no existe esa red específica de apoyo. Otras, porque no tienen a nadie, a lo que si añadimos la posibilidad de algún tipo de trastorno, hace más difícil y complicada su situación.
Nos vamos a preguntar sobre ese porcentaje tan grande de personas que viven en la calle y que además se dice que tienen algún tipo de “patología mental” dual, y si dicha situación ha sido causa o efecto. De lo que no cabe duda, es que la existencia de personas excluidas social-mente, tiene por lo menos una causa clara y esa es el injusto reparto de la riqueza, o lo que es lo mismo, la grave situación de injusticia social que se produce en todo “primer mundo”, contradiciendo y contraviniendo todos los discursos sobre democracia, igualdad, justicia, derechos, etc…
Entre otras muchas curiosidades, habría que destacar que, por lo general, se ha oído hablar mucho de “primer mundo” y “tercer mundo”, pero apenas del “segundo mundo”, y es que dentro de los escalafones, “los segundones”, siempre ha sido uno de los adjetivos más utilizadas para destacar a lxs llamadxs “fracasadxs” y evidentemente, a pesar de que dentro de esa clasificación jerarquizada de los mundos, existían unos países en dicha clasificación, nadie quiso asumir el papel de segundón, dejando un vacío importante entre “el primero” y “el tercero”.
Estas cosas y muchas más, si escuchas nuestro programa, las oirás!.
Y colorín colorado, este mensaje de foro, se ha acabado. Y, aunque no somos veganxs, vamos a intentar ser felices sin tener que comer perdices; y para una ocasión como esta, nada mejor que unas patatas a lo pobre.